domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » lasenfermedadesraras » Contenidos » Noticias » COMER BIEN ES VIVIR BIEN
COMER BIEN ES VIVIR BIEN

COMER BIEN ES VIVIR BIEN

Nuestro cuerpo se nutre exclusivamente a través dos fuentes: la alimentación, que nos aporta la energía, antioxidantes, fitoquímicos esenciales, la energía y los elementos básicos para desarrollar nuestras funciones vitales, y la respiración, que nos proporciona el oxígeno necesario para la sobrevivencia.

El ser humano, al igual que todos los seres vivos que habitamos en la tierra, necesita abastecerse de estas dos sustancias vitales para la vida.

Salvo casos que pertenecerían más a lo extraordinario que a la normalidad, el hombre no puede resistir más de 55-65 días sin ingerir ningún tipo de alimento.

Cuando un ayuno se prolonga más de 3-4 días, el organismo comienza a extraer los elementos que precisa de las reservas “la mayoría de las personas tenemos reservas para semanas” acumuladas para este fin.

Si el ayuno (1) sobrepasa los 7 días, el cuerpo inicia un proceso de “autoconsumo”, eso si empieza por los desperdicios que tenemos todas las personas (pus, bacterias, grasas viejas, mucosidades, tejidos enfermos, etc.), que, de seguir prolongándose más allá de los 45-50 días, termina por autodigerir sus proteínas, órganos, etc, y acaba por morir.

Respecto al oxígeno, no es necesario decir que cinco minutos de privación son más que suficientes para causar la muerte cerebral de cualquier ser humano.

La trascendencia de la nutrición y la respiración para nuestras vidas parece, entonces, demostrada.

Por esto, si nuestra existencia depende de estas dos sustancias (sin olvidar el agua pura), parece lógico pensar que nuestra calidad de vida dependa igualmente de la calidad del aire que respiramos y los alimentos que ingerimos.

Sin embargo, tanto la medicina con (fármacos) como la propia sociedad de consumo, respeta poco este aspecto fundamental.

Comer bien es vivir bien, y de la frescura y adecuación de nuestra naturaleza de los alimentos que incluyamos en nuestros platos, dependerá de manera directa nuestra salud, no hay más.

(1) ayuno: el ayuno usado como terapia da como resultado mejoras extraordinarias en recuperaciones casi increíbles en la mayoría de los pacientes o practicantes; eso sí bajo la tutela de un experto trofólogo o higienista.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*