domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » lasenfermedadesraras » Contenidos » Noticias » LA LECHE Y SUS TRASTORNOS SOBRE LA SALUD
LA LECHE Y SUS TRASTORNOS SOBRE LA SALUD

LA LECHE Y SUS TRASTORNOS SOBRE LA SALUD

Nadie podría negarle a la leche de vaca su alto valor en nutrientes que posee.

Un buen vaso de leche entera natural de vaca de pastoreo, contiene más albúmina que un huevo, tanta grasa saludable como una cucharada de mantequilla, unos 12 gramos de lactosa, aparte de ciertas vitaminas, minerales y proteínas.

Desgraciadamente, el hombre adulto es incapaz de asimilar la mayor parte de dichas sustancias obtenidas de la leche.

A partir del año de edad aproximadamente, el niño comienza a perder progresivamente una enzima lactasa, responsable de la correcta digestión de la lactosa de la leche que contiene.

Ya en la pubertad y durante toda la vida del individuo adulto, la lactasa desaparece del organismo y la leche, al llegar a nuestros estómagos, se coagula y se transforma en una masa difícilmente digerible y todo lo que le acompañe (madalenas, galletas, cereales, etc.).

Las consecuencias del consumo de leche, máxime si ha sido tratada con procesos de pasteurización y homogeneización, son fundamentalmente dos: los trastornos digestivos (pesadez, hinchazón, flatulencias, acidez, etc.) y las reacciones alérgicas tan habituales (hipertrofia de la mucosa nasal, obstrucciones sinusíticas, dermatitis, furúnculos, eczemas, etc. La lista es súper larguísima.

La toma de leche perjudica seriamente la salud (todo lo contrario de las propagandas), pero si en alguna ocasión a las mil quiere permitirse beber un vaso de leche, intente conseguir leche entera natural de vaca de pastoreo (por supuesto, con la lógica precaución de conocer su procedencia y su salubridad) que no haya sido sometida a procesos antibacterianos de calor, que la hacen, aún si cabe, más indigesta aún.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*